Noticias

Cómo es el sistema hermético de un reloj de lujo y cómo funciona

Que un reloj se vea cerrado en su esfera, no significa que sea hermético. Los relojes herméticos cuentan con sistemas muy concretos que tienen su propia utilidad. ¿Sabes cómo es el sistema hermético de un reloj de lujo y cómo funciona? En este artículo vamos a profundizar sobre este tema para que resuelvas todas tus dudas al respecto.

Qué significa el hermetismo en un reloj

Que un reloj sea hermético significa que está cerrado de tal manera que a su interior no puede acceder ningún tipo de partícula, ni siquiera aire o fluidos. La función principal del sistema hermético de un reloj es, por lo tanto, proteger los componentes internos del reloj, tanto la maquinaria, como la esfera. Aunque hay que tener en cuenta que el hermetismo no es único para todos los relojes, depende de diversas cuestiones y otorga a cada pieza unas propiedades muy concretas. De ahí que sea necesario realizar un estudio de hermetismo en cada pieza para conocer sus características.

Hermetismo, impermeabilidad y presión

Tres conceptos muy relacionados con el sistema hermético de un reloj, que debes conocer para saber el uso que puedes darle a dicho complemento. Que un reloj sea hermético, implica que es impermeable y que puede sumergirse. Pero no todos los relojes pueden sumergirse a la misma profundidad, puesto que la presión tiene un efecto determinado según su estanqueidad.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que el hermetismo de un reloj solo se puede conseguir a través de herramientas específicas, lo que significa que no se puede lograr a mano. Es decir, si abres un reloj hermético, perderá su estanqueidad, y no la podrá recuperar, aunque vuelvas a cerrarlo. Salvo que pase por manos de un relojero profesional que cuente con la maquinaria necesaria para hermetizarlo.

Tabla de impermeabilidad en los relojes de pulsera

Los relojes que cuentan con un sistema hermético tienden a tener en su esfera el término ‘water resistant’ serigrafiado. Pero que tenga ese dato no significa que sea sumergible a cualquier presión. Incluso puede ser que únicamente sea resistente a salpicaduras y contactos leves con el agua, pero no ser apto para sumergirse. Por eso, más allá del concepto de resistencia al agua, tendrás que buscar el valor que marca hasta dónde llega esa resistencia.

Las normas ISO2281 e ISO6425 son precisamente las que rigen la resistencia al agua de un reloj, de pulsera y de submarinismo respectivamente. El dato puede aparecer indicado en metros, bares o atmósferas, lo que significa que se refiere a la presión que es capaz de soportar, y no a la profundidad a la que puede sumergirse.

Es importante tener claro que la presión y la profundidad no van de la mano. Porque no atender a esto puede significar que tu reloj se estropee al meterlo en el agua. También hay que tener en cuenta que todas las pruebas que se hacen en los relojes no son en entornos naturales. Lo que significa que habrá que tener más precauciones cuando el reloj se utilice en condiciones reales, ya que existen factores cambiantes, como cambios de presión o temperatura que tendrán diversos efectos en el reloj.

A modo de ejemplo, te dejamos las cifras más habituales de hermetismo de un reloj de pulsera, y algunas recomendaciones sobre su uso:

  • Una impermeabilidad de 30 metros se corresponde a 3 atmósferas o 3 bares. Estos relojes resisten salpicaduras y contactos breves con el agua, pero no sirve para ser sumergido.
  • Una impermeabilidad de 50 metros corresponde a 5 atmósferas o 5 bares. El reloj soportaría el nado en la superficie, pero no el buceo.
  • Una impermeabilidad de 100 metros corresponde a 10 atmósferas o 10 bares. Permite buceo sin bombona, pero no las profundidades más extremas.
  • Los relojes preparados para otro tipo de actividades más profesionales dentro del mar tendrán que superar los 200 metros, 20 atmósferas o 20 bares. De otro modo no serán seguros en determinadas profundidades.

También hay que tener en cuenta que su uso tendrá un efecto en la presión que soporta, y que incluso el reloj de mayor calidad puede sufrir desperfectos con el paso del tiempo. Por eso, para garantizar su buen estado y funcionamiento durante mucho tiempo, lo más aconsejable es realizar revisiones periódicas y controles de impermeabilidad.

Tipos de pruebas de impermeabilidad de un reloj

Para comprobar el funcionamiento del sistema hermético de un reloj se llevan a cabo pruebas muy diversas. Todas ellas dan comienzo en la fabricación de un reloj, pero es conveniente repetirlas cada vez que se haga algún tipo de retoque en el mismo. Ya sea un cambio de pila, una reparación, etc. Las pruebas de impermeabilidad pueden ser de varios tipos, con agua, con aire, con aire y agua, o un control de condensación. Te contamos cómo se desarrolla cada una de ellas.

Prueba de hermeticidad con aire

Para llevarla a cabo se utilizan máquinas fabricadas para ese propósito. El reloj se coloca en el interior de una cúpula, en el espacio destinado para ello. Seguidamente, se pone en funcionamiento el aparato, que realizará una serie de pruebas con aire según el programa escogido. Si el aire no consigue penetrar en ningún momento, los resultados serán positivos.

Prueba de hermeticidad con agua

La prueba con agua se diferencia de la anterior en que utiliza agua a diversas presiones. Después de tomar las mediciones con pruebas a varias presiones, ofrece los resultados más ajustados sobre el reloj en cuestión. Esta prueba es más efectiva que la que se realiza solo con aire, y ofrece más garantías acerca del reloj.

Prueba de hermeticidad con aire y agua

También existe la posibilidad de combinar ambas pruebas para obtener la máxima seguridad y precisión en los resultados. Y son especialmente útiles tras la reparación de un reloj para comprobar que está en perfectas condiciones.

Prueba de condensación

Las pruebas anteriores sirven para comprobar la hermeticidad del reloj, pero no para conocer si puede presentar condensación. Lo que se hace en este caso es aplicar calor al reloj de forma controlada y luego enfriarlo para comprobar si aparece esta condición. Lo que se conoce como una inversión térmica.

Ya sabes todo lo necesario sobre el sistema hermético de un reloj de lujo. Si quieres encontrar los mejores relojes de lujo capaces de soportar altas presiones, no dudes en venir a visitarnos. En Pawnshop contamos con el catálogo más amplio para que encuentres el reloj de lujo que quieres.

Fuente: www.pawnshop.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *